Solicitar más información Madrid: 91 123 58 58 Barcelona: 93 606 51 64

Enseñar matemáticas de forma amena y entretenida

Las matemáticas a menudo son vistas por niños y adolescentes como una verdadera tortura, como una disciplina creada por los adultos para hacerles la vida imposible.

Los adultos, en cambio, saben que las matemáticas son importantes en todo el proceso educativo, y que nos acompañarán también en nuestra vida diaria y laboral.

Por eso es importante hacer que conozcan y aprendan esta disciplina, y la mejor manera de hacerlo es enseñándola de forma amena y divertida.

Clases particulares de matemáticas

Si los niños y adolescentes tienen problemas con las matemáticas, una buena alternativa es contratar un profesor particular para ayudar a mejorar su comprensión y conocimiento de esta materia.

Una gran ventaja en la actualidad es que se pueden tomar las clases particulares de forma online, y conseguir un profesor particular adecuado para la edad y nivel educativo del alumno.

Las clases particulares online se adaptan a las necesidades y a la velocidad de aprendizaje de cada alumno, utilizando todos los recursos disponibles para facilitar la enseñanza, haciéndola amena y entretenida.

Algunos recursos para facilitar el aprendizaje de las matemáticas

Los profesores particulares utilizan distintas herramientas para hacer que los estudiantes entiendan y disfruten las matemáticas, que también pueden ser utilizadas por los padres, tales como:

  • Uso de juegos. En casi todos los hogares hay juegos de mesa, como los naipes, el bingo, Monopoly y otros juegos con dados que pueden utilizarse para enseñar a sumar, dividir, restar, multiplicar y hacer otras operaciones.
  • Uso de videojuegos educativos. Existen numerosos videojuegos didácticos para enseñar matemáticas, desde niveles iniciales hasta niveles más avanzados. También se pueden utilizar videojuegos de gestión de recursos para facilitar la comprensión de cálculos más complejos.
  • Uso de la tecnología. Enseñar a los niños a utilizar herramientas como la calculadora que tienen en el móvil y en el ordenador, a consultar tutoriales sobre distintas operaciones matemáticas que pueden encontrar en internet.
  • Vincular las matemáticas con el mundo real. Mostrar cómo usamos las operaciones básicas cuando vamos de compras, o mostrar las estadísticas que se pueden extraer del uso de las redes sociales, o el uso de fracciones y medidas en las recetas de cocina son algunos ejemplos de cómo podemos relacionar las matemáticas con la vida diaria.
  • Uso de material didáctico tradicional. La pizarra, tradicional o acrílica para borrado en seco, sigue siendo una herramienta extremadamente útil para la enseñanza de las matemáticas.
  • Relacionar las matemáticas con otras materias y disciplinas, como la historia, la geografía y la biografía, a través del uso de gráficos, tablas y otros recursos estadísticos.
  • Proponer desafíos a los estudiantes, que requieran del cálculo y otras operaciones para conseguir una solución. Los juegos y desafíos funcionan con estudiantes de cualquier edad.